La estatua de Cristo resucitado en Medjugorje

La estatua del Cristo resucitado.

La estatua del Cristo Resucitado ubicada entre la iglesia parroquial y el cementerio de Medjugorje (donde descansa el padre Slavko Barbaric) puede sorprender ante todo por su tamaño. Fue erigido para la Pascua de 1998 y es obra y regalo del escultor esloveno Andrej Adjic.

La idea era hacer alrededor de esta estatua un espacio para la oración en silencio. Desde Semana Santa de 2002, el espacio alrededor de la estatua se ha habilitado con las 14 estaciones del Vía Crucis. A los peregrinos les gusta meditar frente a esta estatua del Cristo Resucitado.

Allí se produce un fenómeno extraordinario porque las lágrimas brotan de esta estatua y los peregrinos vienen a recoger estas lágrimas en los pañuelos con los que se bendicen.