Lourdes: 24 de febrero

1858

Octava aparición

LourdesApp8.jpg

Miércoles 24 de febrero de 1858. Octava aparición.

La multitud está ahí.

A primera hora de la mañana, Bernadette todavía está bastante sorprendida por la multitud presente: de doscientas a trescientas personas. Después de haber encendido su vela y hecho la señal de la cruz, Bernardita, de rodillas, reza el rosario. Hacia el final de la primera década, su rostro cambia. Es de una blancura luminosa. Pero unos momentos después, Bernadette se levanta y se ve triste; sus ojos están llenos de lágrimas y parece estar buscando a alguien. Luego levanta la cabeza hacia la cavidad exterior y su sonrisa regresa. Parece estar escuchando y hablando con alguien, pero nuevamente nadie puede escuchar las palabras que está diciendo. Durante esta aparición, Bernadette pasará así de la cavidad interior a la exterior, inclinándose, inclinándose, moviendo la cabeza no y sí, escuchando atentamente lo que se le dice. También se inclina profundamente ante la cueva de modo que su tía Lucile teme por ella y se encuentra medio inconsciente mientras deja escapar un grito. Esto no agrada a Bernadette que se da la vuelta y lo culpa. Pero cuando vuelve a mirar hacia la cavidad de la cueva, Aquéro ya no está allí. El rostro de Bernadette está un poco triste. Se levanta y ya está pensando en volver a la mañana siguiente.

En el camino de regreso.

Bernadette es bombardeada con preguntas porque nadie ha escuchado la conversación entre ella y la Bella Dama. Sin embargo, Bernadette se sorprende. Ella no entiende que nadie la escuchó hablar porque algunas personas estaban muy cerca de ella. Luego se le pregunta si la Señora habla en francés o en patois. Bernadette dice que no sabe francés, que la Señora le habla en patois y hasta le dice a usted.

Oración por los pecadores.

Luego se lleva a Bernadette a explicar por qué asintió con la cabeza Sí y No. Dice que la Señora ha pronunciado una nueva palabra: “¡Penitencia! ". Ella dijo: “Ore a Dios por la conversión de los pecadores. Ella también le pidió que "se pusiera de rodillas y besara la tierra en penitencia por los pecadores". Bernadette luego asintió y la Señora le preguntó si eso la molestaría. Ella negó con la cabeza.

 

Un fervor creciente.

En Lourdes, es intrigante. No escuchamos las palabras dichas por Bernadette y nos preguntamos cuál es el significado. Uno se pregunta si los secretos están confiados a Bernadette. Los curiosos charlan pero los creyentes tratan de profundizar su fe.