Mensajes de 2

Año 2013

Mensajes del 2º del año 2013 encomendados a Mirjana Soldo

Mensaje del 2 de enero de 2013

"¡Queridos niños! Con mucho amor y paciencia trato de hacer que sus corazones sean como los míos. Intento, con mi ejemplo, enseñarte humildad, sabiduría y amor, porque te necesito. No puedo sin ustedes, hijos míos. Por la voluntad de Dios, te elijo a ti. Con su fuerza te fortalezco. ¡Por eso, hijos míos, no temáis abrirme el corazón! Se los daré a mi Hijo y él, a cambio, les dará la paz divina. Lo usarás para todos los que conozcas. Darán testimonio del amor de Dios a través de su vida, y por ustedes mismos darán a mi Hijo. A través de la reconciliación, el ayuno y la oración, los guiaré. Mi amor es inconmensurable. No tenga miedo ! Hijos míos, ¡rezad por los pastores! Que vuestra boca esté cerrada a todo juicio, porque no olvidéis que mi Hijo los ha elegido. Solo él tiene derecho a juzgar. ¡Os agradezco! "

Mensaje del 2 de febrero de 2013

"¡Queridos niños! El amor me trae a ti, el amor que yo también quiero enseñarte - el verdadero amor que mi Hijo te mostró cuando murió en la cruz por amor a ti - el amor que siempre está dispuesto a perdona y pide perdón. ¿Que tan grande es tu amor? Mi corazón maternal se entristece cuando busca amor en sus corazones. No estás listo para someter tu voluntad a la voluntad de Dios por amor. No puedes ayudarme a que los que no han conocido el amor de Dios lo sepan, porque tú no tienes el amor verdadero. Consagradme vuestro corazón y yo os guiaré. Te enseñaré a perdonar, a amar al enemigo y a vivir según mi Hijo. ¡No temáis por vosotros mismos! Mi Hijo no se olvida de los que aman en la aflicción. Estaré a tu lado. Oraré al Padre Celestial para que la luz de la verdad y el amor eternos los ilumine. Ora por tus pastores para que a través de tu ayuno y tu oración te guíen en el amor. ¡Os agradezco! "

Mensaje del 2 de marzo de 2013

“Queridos hijos, los invito nuevamente de manera maternal: no se endurezcan de corazón, no cierren los ojos a las advertencias que el Padre Celestial les envía por amor. ¿Lo amas por encima de todo? ¿Te arrepientes de haber olvidado a menudo que el Padre Celestial, por su gran amor, envió a su Hijo para redimirnos con su cruz? ¿Te arrepientes de no haber recibido aún el mensaje? Hijos míos, no se resistan al amor de mi Hijo, no se resistan a la esperanza y la paz. Con tu oración y tu ayuno, a través de su cruz, mi Hijo expulsará la oscuridad que quiere rodearte y reinar sobre ti. Él te dará la fuerza de una nueva vida. Al vivirlo según mi Hijo, serás bendición y esperanza para todos estos pecadores que vagan en las tinieblas del pecado. Hijos míos, ¡miren! Yo, como Madre, vigilo contigo. Rezo, y de manera particular vigilo a aquellos a quienes mi Hijo ha llamado a ser para ustedes portadores de luz y portadores de esperanza: para sus pastores. Os agradezco ! "

Mensaje del 2 de abril de 2013

"¡Queridos niños! Los invito a ser UNO en espíritu con mi Hijo. A través de la oración y la Santa Misa donde mi Hijo se une a ustedes de manera especial, los invito a tratar de ser como Él; y, como Él, estar siempre listo para hacer la voluntad de Dios y no buscar cumplir la tuya. Porque, hijos míos, es por la voluntad de Dios que ustedes son, que existen, y sin la voluntad de Dios no son nada. Yo, como Madre, espero que hables de la gloria de Dios a través de tu vida, porque así también serás glorificada, según Su voluntad. Muestre a todos humildad y amor al prójimo. Por esta humildad y este amor, mi Hijo los salvó y les abrió el camino al Padre Celestial. Les pido que abran el camino al Padre Celestial a todos aquellos que no lo han conocido y que no han abierto sus corazones a Su amor. A través de tu vida, abre el camino a todos aquellos que aún deambulan en busca de la verdad. ¡Hijos míos, sed mis apóstoles que no habrán vivido en vano! No olvides que te presentarás ante el Padre Celestial y le contarás sobre ti. Estar listo ! Nuevamente les advierto: oren por aquellos a quienes mi Hijo ha llamado y cuyas manos ha bendecido. Él te los dio. ¡Rezad, rezad, rezad por vuestros pastores! Os agradezco. "

Mensaje del 2 de mayo de 2013

"¡Queridos niños! Nuevamente los invito a amar y no a juzgar. Mi Hijo, por voluntad del Padre Celestial, estuvo entre ustedes para mostrarles el camino de la Salvación, para salvarlos y no para juzgarlos. Si quieres seguir a mi Hijo, no juzgarás, pero amarás como el Padre Celestial te ama. Y cuando te resulte más difícil, cuando caigas bajo el peso de la cruz, no te desesperes, no juzgues, recuerda que eres amado y alaba al Padre Celestial por su amor. Hijos míos, ¡no se desvíen del camino por el que los estoy conduciendo! ¡No tomes el camino de la perdición imprudentemente! Que la oración y el ayuno los fortalezcan para que puedan vivir como el Padre Celestial desea; para que pueda ser mis apóstoles de la fe y el amor; para que tu vida bendiga a quienes te encuentres; para que puedas ser UNO con el Padre Celestial y con mi Hijo. Hijos míos, esta es la única verdad, la verdad que conduce a vuestra conversión y luego a la conversión de todos los que os encontráis que no han conocido a mi Hijo, todos los que no saben lo que significa amar. Hijos míos, mi Hijo os dio pastores, velad por ellos, orad por ellos. Os agradezco. "

Mensaje del 2 de junio de 2013

"¡Queridos niños! En este tiempo sin paz, los invito una vez más a ponerse detrás de mi Hijo Jesús, para seguirlo. Conozco los dolores, los sufrimientos y las dificultades, pero en mi Hijo descansarás. En él encontrarás paz y salvación. Hijos míos, no olvidéis que mi Hijo os redimió con su cruz, y os dio la posibilidad de volver a ser hijos de Dios, de poder volver a llamar al Padre Celestial 'Padre'. Ser dignos del Padre, amar y perdonar, porque vuestro Padre es amor y perdón. Ore y ayune porque este es el camino a su purificación, esta es la manera de llegar a conocer y conocer al Padre Celestial. Cuando conozca al Padre, comprenderá que Él es su única necesidad. Yo, como Madre, deseo a mis hijos en la comunidad de un pueblo donde escuchamos y ponemos en práctica la Palabra de Dios. Por eso, hijos míos, sigan a mi Hijo, sean una cosa con él, sean hijos de Dios. Ama a tus pastores como mi Hijo los amó cuando los llamó para servirte. Os agradezco. "

Mensaje del 2 de julio de 2013

"¡Queridos niños! Con amor maternal, les ruego me den sus corazones para que yo los presente a mi Hijo y los libere, los libere de todo ese mal que los hace cada vez más esclavos y los aleja del único Bien, mi Hijo, de cualquier cosa que te lleve por el camino equivocado y te robe la paz. Quiero guiarlos a la libertad de las promesas de mi Hijo, porque quiero que la voluntad de Dios se cumpla aquí en su plenitud; y que por la reconciliación con el Padre Celestial, por el ayuno y la oración, nacen apóstoles del amor de Dios, apóstoles que, libre y con amor, derramarán el amor de Dios sobre todos mis hijos, apóstoles que derramarán el amor de Dios. amor de confianza hacia el Padre Celestial y que continuará abriendo la puerta al Cielo. Queridos hijos, ofrezcan a sus pastores la alegría del amor y el apoyo, tal como mi Hijo les pidió que se los ofrecieran a ustedes. Os agradezco. "

Mensaje del 2 de agosto de 2013

"¡Queridos niños! Si tan sólo me abrieran su corazón con total confianza, lo entenderían todo. Entenderías con qué amor te llamo, con qué amor quiero cambiarte, hacerte feliz, con qué amor quiero hacer de ti discípulo de mi Hijo y darte la paz en la plenitud de mi Hijo. Comprenderías la inmensa grandeza de mi amor maternal. Por eso, hijos míos, rezad, porque a través de la oración crece vuestra fe y nace el amor, un amor con el que hasta la cruz ya no es insoportable porque no la lleváis solos. En unión con mi Hijo, glorifiquen el nombre del Padre Celestial. Rezad, rezad por el don del amor, que el amor es la única verdad, todo lo perdona, da servicio a todos y ve en cada uno un hermano. Hijos míos, apóstoles míos, grande es la confianza que el Padre Celestial les ha dado a través de mí, su sierva, para que ayuden a los que no lo conocen, para que se reconcilien con él y lo sigan. Por eso te estoy enseñando el amor, porque solo si tienes amor podrás responderle. Los invito nuevamente: amen a sus pastores y oren para que en estos tiempos difíciles, a través de su liderazgo, el nombre de mi Hijo sea glorificado. Os agradezco ! "

Mensaje del 2 de septiembre de 2013

"¡Queridos niños! Los amo a todos. Todos ustedes, todos mis hijos, están todos en mi corazón. Todos ustedes tienen mi amor maternal y quiero llevarlos a todos a conocer el gozo de Dios. Por eso te llamo. Necesito apóstoles humildes que con el corazón abierto acepten la Palabra de Dios y ayuden a otros a comprender el significado de sus vidas con la ayuda de la Palabra de Dios. Hijos míos, para poder hacer esto, es necesario que, a través de la oración y el ayuno, aprendan a escuchar con el corazón y aprendan a someterse. Debes aprender a rechazar todo lo que te aleja de la Palabra de Dios y solo añorar lo que te acerca a ella. No tenga miedo ! Estoy aquí. No estas solo. Ruego al Espíritu Santo que te renueve y fortalezca. Ruego al Espíritu Santo que, al ayudar a otros, tú también seas sanado. Le ruego que por medio de Él sean hijos de Dios y mis apóstoles. "

Luego, con aire de preocupación, la Santísima Virgen dijo:

“Por amor de Jesús, por amor de mi Hijo, amen a los que Él ha llamado y deseen la bendición sólo de aquellas manos que Él ha consagrado. No permitas que reine el mal. Repito de nuevo, sólo con tus pastores ganará mi corazón. No permitas que el mal te separe de tus pastores. Os agradezco. "

Mensaje del 2 de octubre de 2013

"¡Queridos niños! Te amo con amor maternal y, con paciencia maternal, espero tu amor y tu comunión. Oro para que seas la comunidad de los hijos de Dios, de mis hijos. Oro para que, como comunidad, vivan con alegría en la fe y el amor de mi Hijo. Hijos míos, los reúno como mis apóstoles y les enseño a dar a conocer a los demás el amor de mi Hijo, para llevarles las buenas nuevas que es mi Hijo. Dame tus corazones abiertos y purificados y los llenaré de amor por mi Hijo. Su amor le dará sentido a tu vida y caminaré contigo. Estaré contigo hasta el encuentro con el Padre Celestial. Hijos míos, aquellos que con amor y fe caminen hacia el Padre Celestial serán salvos. ¡No temas, yo estoy contigo! Confía en tus pastores, como mi Hijo confió en ellos cuando los escogió, y ora para que tengan fuerza y ​​amor para guiarte. Os agradezco. "

Mensaje del 2 de noviembre de 2013

"¡Queridos niños! Los invito nuevamente, de manera maternal, a orar sin cesar por el don del amor, a amar al Padre celestial sobre todo. Cuando lo aman, se amarán a sí mismos y amarán a su prójimo. No se puede separar. El Padre Celestial está en todo hombre, ama a todo hombre y llama a todo hombre por su nombre. Por eso, hijos míos, a través de la oración, escuchen la voluntad del Padre. Charle con él. Ten una relación personal con el Padre, que hará aún más profunda la relación entre vosotros, la comunidad de mis hijos, de mis apóstoles. Como Madre, quiero que se eleve por encima de las vanidades de esta tierra a través del amor por el Padre Celestial y ayude a los demás a llegar gradualmente a conocer al Padre Celestial y a acercarse a él. Hijos míos, oren, oren, oren por el don del amor, porque el amor es mi Hijo. Rezad por vuestros pastores, para que ellos siempre os amen, como lo tuvo mi Hijo y como lo demostró al dar su vida por vuestra salvación. Os agradezco ! "

Mensaje del 2 de diciembre de 2013

"¡Queridos niños! Con amor maternal y paciencia maternal, miro tu continuo vagar y tu error. Por eso estoy contigo. Quiero ayudarlos ante todo a encontrarse y conocerse a sí mismos para que luego puedan descubrir y reconocer todo aquello que no les permita conocer con sinceridad y con todo su corazón el amor del Padre Celestial. Hijos míos, aprendemos a conocer al Padre a través de la cruz. Por tanto, no rechaces la cruz. Con mi ayuda, intenta agarrarlo y darle la bienvenida. Cuando puedas aceptar la cruz, también entenderás el amor del Padre Celestial, caminarás con mi Hijo y conmigo. Te distinguirás de aquellos que no han conocido el amor del Padre Celestial, que le escuchan pero no le comprenden, que no caminan con él, que no le han conocido. Quiero que conozcan la verdad de mi Hijo y sean apóstoles para mí, que como hijos de Dios se eleven por encima del pensamiento humano y que en todas las cosas siempre vuelvan a buscar. Pensó en Dios. Hijos míos, oren y ayunen para que puedan comprender todo lo que espero de ustedes. Reza por tus pastores y aspira, en comunión con ellos, a conocer el amor del Padre celestial. Os agradezco. "