Mensajes de 2

Año 2018

Mensajes del 2o del año 2018 encomendados a Mirjana Soldo

 

 

Mensaje del 2 de enero de 2018

 

“Queridos hijos, cuando el amor tiende a desaparecer en la tierra, cuando ya no se encuentra el camino de la salvación, Yo, su Madre, vengo a ustedes para ayudarlos a conocer la fe verdadera, viva y profunda. Para ayudarte a amar en verdad. Como Madre, anhelo tu amor mutuo, tu bondad, tu pureza. Mi deseo es que sean justos y que se amen. Hijos míos, estén alegres en su alma, sean puros, sean niños. Mi Hijo dijo que le encantaba estar entre corazones puros porque los corazones puros son siempre jóvenes y alegres. Mi Hijo te dijo que perdonaras y amaras. Sé que no siempre es fácil; el sufrimiento te hace crecer espiritualmente. Para que puedas crecer más y más espiritualmente, debes perdonar y amar sincera y verdaderamente. Muchos de mis hijos en la tierra no conocen a mi Hijo, no lo aman. Pero ustedes que aman a mi Hijo, ustedes que lo llevan en su corazón, ¡oren, oren! En la oración, sienten a mi Hijo muy cerca de ustedes; que tu alma respire su Espíritu. Estoy contigo y te hablo de pequeñas y grandes cosas. Nunca me cansaré de contarte sobre mi Hijo, el amor verdadero. Por eso, queridos hijos, ábrame el corazón. Permíteme guiarte maternalmente. Sed apóstoles del amor de mi Hijo y de mis apóstoles. Como madre te amo. No olvides a aquellos a quienes mi Hijo llamó para guiarte; llévalos en tu corazón y reza por ellos. Os agradezco. "

Mensaje del 2 de febrero de 2018

 

“Queridos hijos, ustedes a quienes ama mi Hijo, ustedes a quienes amo con mi inconmensurable amor maternal, no permitan que el egoísmo y el amor propio reine en el mundo. No permitas que el amor y la bondad se oculten. Tú que eres amado, tú que has conocido el amor de mi Hijo, recuerda que ser amado significa amar. Hijos míos, tengan fe. Cuando tienes fe eres feliz e irradias paz, tu alma tiembla de alegría. En tal alma encontramos a mi Hijo. Cuando te ofreces por la fe, cuando te ofreces por amor, cuando haces el bien al prójimo, mi Hijo, que está en tu alma, sonríe. Apóstoles de mi amor, me dirijo a ustedes como a una madre; Te reúno a mi alrededor y quiero llevarte por el camino del amor y la fe. En el camino que conduce a la luz del mundo. Estoy aquí por amor, por fe, porque deseo, a través de mi bendición maternal, darte esperanza y fuerza en tu camino, porque el camino que conduce a mi Hijo no es fácil. Se compone de renuncia, ofrenda, sacrificio, perdón y mucho, mucho amor. Pero este camino conduce a la paz y la felicidad. Hijos míos, no pongan fe en las voces engañosas, que les hablan de cosas falsas, de destellos falsos. Ustedes, hijos míos, regresen a la Sagrada Escritura. Te miro con inmenso amor y, por la gracia de Dios, me manifiesto a ti. Hijos míos, partid conmigo. ¡Que tu alma se estremezca de alegría! Os agradezco. "

 

Mensaje del 2 de marzo de 2018

 

“Queridos hijos, el Padre Celestial ha hecho grandes cosas en mí, como hace en todos los que le aman con cariño y le sirven fielmente, con devoción. Hijos míos, el Padre Celestial los ama y es gracias a su amor que estoy aquí con ustedes. Te estoy hablando, ¿por qué no quieres ver las señales? Con Él todo es más fácil. El sufrimiento vivido con Él es más fácil porque hay fe. La fe ayuda en el sufrimiento y el sufrimiento sin fe conduce a la desesperación. El sufrimiento vivido y ofrecido a Dios, eleva. ¿No redimió mi Hijo al mundo con su doloroso sacrificio? ¡Yo, su Madre, estuve presente en su sufrimiento y su dolor, como estoy presente para todos ustedes! Hijos míos, estoy con ustedes en la vida, en el sufrimiento, en el dolor, en la alegría y en el amor. Por tanto, ¡mantén la esperanza! La esperanza deja claro que la vida está ahí. Queridos hijos, les estoy hablando; mi voz habla a tu alma, mi corazón habla a tu corazón. Apóstoles de mi amor, ¡cómo os ama mi corazón maternal! ¡Me gustaría enseñarte tantas cosas! ¡Mi corazón maternal desea tanto que estés satisfecho! Pero solo serán realizados cuando en ustedes mismos alma, cuerpo y amor estén unidos. Por favor, hijos míos, recen mucho por la Iglesia y por sus siervos, por sus pastores. Que la Iglesia sea como mi Hijo desea: clara como el agua de manantial y llena de amor. Os agradezco."

 

Mensaje del 2 de abril de 2018

 

“Queridos hijos, gracias al gran amor del Padre Celestial, estoy cerca de ustedes como su madre, y ustedes están cerca de mí como mis hijos, como apóstoles de mi amor que constantemente reúno a mi alrededor. Hijos míos, ustedes son los que, a través de la oración, deben entregarse completamente a mi Hijo, para que ya no sean ustedes, sino mi Hijo quien vive en ustedes, para que todos los que no conocen a mi Hijo lo vean. en ti y deseo conocerlo. Ore para que vean en usted la humildad y la bondad decididas, la disposición para servir a los demás; que vean en ti como vives con tu corazón tu llamada en el mundo, en comunión con mi Hijo. Que vean en ti la dulzura, la ternura y el amor hacia mi Hijo y hacia tus hermanos y hermanas. Apóstoles de mi amor, debéis orar mucho y purificar vuestros corazones, para ser los primeros en caminar en el camino de mi Hijo, ser justos unidos a la justicia de mi Hijo. Hijos míos, como mis apóstoles, debéis estar unidos en la comunión que procede de mi Hijo, para que mis hijos que no conocen a mi Hijo reconozcan la comunión del amor y deseen caminar por el camino de la vida, el camino de la vida. unidad con mi Hijo. Os agradezco. "

 

Mensaje del 2 de mayo de 2018

 

“Queridos hijos, todo lo que mi Hijo ha hecho, la luz del amor, y lo que sigue haciendo, lo ha hecho por amor. Así mismo, hijos míos, cuando viven en el amor y aman a su prójimo, están haciendo la voluntad de mi Hijo. Apóstoles de mi amor, haced pequeños. Abran sus corazones puros a mi Hijo para que actúe a través de ustedes. Con la ayuda de la fe, llénense de amor. Sin embargo, hijos míos, no olviden que la Eucaristía es el corazón de la fe. Es mi Hijo quien los nutre con su Cuerpo y los fortalece con su Sangre; es el milagro del amor: mi Hijo que siempre vuelve, vivo, para avivar las almas. Hijos míos, al vivir en el amor, hacen la voluntad de mi Hijo y Él vive en ustedes. Hijos míos, mi deseo maternal es que lo amen siempre más porque él los llama con su amor, les da amor para que lo difundan a todos los que les rodean. Por su amor, como madre, estoy contigo para darte palabras de amor y esperanza, para darte las palabras eternas que triunfan sobre el tiempo y la muerte, para llamarte a ser mis apóstoles de amor. Os agradezco."

 

Mensaje del 2 de junio de 2018

 

“Queridos hijos, los invito a acoger mis palabras con la sencillez del corazón, palabras que les doy como madre, para que puedan emprender el camino de la luz plena, de la pureza, del único amor. de mi Hijo, hombre y Dios. Un gozo, una luz indescriptible por palabras humanas, penetrará en vuestras almas, os embargará la paz y el amor de mi Hijo; esto es lo que quiero para todos mis hijos. Por eso ustedes, apóstoles de mi amor, ustedes que saben amar y perdonar, ustedes que no juzgan, ustedes a quienes les pido, sean ejemplo para todos los que no siguen el camino de la luz y del amor. , o que se han apartado de ella. Muéstrales la verdad con tu vida. Muéstrales amor, porque el amor supera todas las dificultades, y todos mis hijos tienen sed de amor. Tu comunión en el amor es un regalo para mi Hijo y para mí. Sin embargo, hijos míos, recordad que amar también significa desear el bien al prójimo y desear la conversión del alma del prójimo. Cuando los miro, reunidos a mi alrededor, mi corazón se entristece, porque veo tan poco amor fraternal, tan poco amor misericordioso. Hijos míos, la Eucaristía es mi Hijo que vive en medio de vosotros, sus palabras os ayudarán a comprender, porque su palabra es vida, su palabra hace respirar el alma, su palabra hace conocer el amor. Queridos hijos, como madre que desea el bien de sus hijos, los invito una vez más a amar a sus pastores y a orar por ellos. Os agradezco."

 

Mensaje del 2 de julio de 2018

 

“Queridos hijos, soy vuestra Madre para todos, por eso no temáis, porque escucho vuestras oraciones. Sé que me buscáis, por eso rezo por vosotros mi Hijo, mi Hijo que está unido al Padre Celestial y al Espíritu Consolador, mi Hijo que conduce las almas al Reino de donde vino, Reino de Paz y Luz. Hijos míos, se les da la libertad de elegir; Sin embargo, como madre, oro para que uses la libertad para el bien, tú, con tu alma pura y simple, lo entiendes. Y si a veces no entiendes las palabras, sentirás dentro de ti cuál es la verdad. Hijos míos, no desperdicien la verdad y la vida real para seguir mentiras. Al vivir en la verdad, el Reino de los Cielos entra en sus corazones y es un reino de paz, luz y armonía. Entonces, hijos míos, no habrá egoísmo que los aleje de mi Hijo. Habrá amor y comprensión hacia el prójimo, porque, recuérdalo, te lo repito: orar también significa amar a los demás, a tus seres queridos, y entregarte a ellos. Ama a mi Hijo y entrega a mi Hijo; entonces él hará su trabajo en ti y para ti. Hijos míos, piensen sin cesar en mi Hijo, ámenlo con amor ilimitado. Tendrás vida real y será por la eternidad. Les doy las gracias, apóstoles, por mi amor. "

 

Mensaje del 2 de agosto de 2018

 

“Queridos hijos, por mi amor maternal, los invito a abrir sus corazones a la paz, a abrir sus corazones a mi Hijo, para que sus corazones puedan cantar el amor por mi Hijo, porque de este solo amor viene la paz. del alma. Hijos míos, sé que tienen bondad, sé que tienen amor, amor misericordioso. Pero muchos de mis hijos todavía tienen el corazón cerrado. Creen que pueden trabajar sin dirigir sus pensamientos al Padre Celestial que ilumina, a mi Hijo que está siempre y de una manera nueva con ustedes en la Eucaristía, y que desea escucharlos. Hijos míos, ¿por qué no hablas con él? La vida de cada uno de ustedes es importante y preciosa porque es un regalo del Padre Celestial para la eternidad. Por eso nunca te olvides de agradecerle; ¡hablale! Yo sé, hijos míos, que lo que está por venir es desconocido para ustedes, pero cuando llegue su 'después', obtendrán todas las respuestas. Mi amor maternal quiere que estés listo. Hijos míos, a lo largo de su vida, pongan buenos sentimientos en el corazón de quienes conozcan, pongan allí sentimientos de paz, bondad, amor y perdón. A través de la oración, escuchen lo que les dice mi Hijo y háganlo. Una vez más los invito a orar por sus pastores, por aquellos a quienes mi Hijo ha llamado. Recuerde que necesitan oración y amor. Os agradezco."

 

Mensaje del 2 de septiembre de 2018

 

“Queridos hijos, mis palabras son sencillas pero están llenas de amor y preocupación maternal. Queridos hijos, las sombras de las tinieblas y el engaño se extienden cada vez más sobre ustedes, y los llamo a la luz ya la verdad, los llamo a mi Hijo. Solo él puede transformar la desesperación y el sufrimiento en paz y claridad; Solo él puede dar esperanza en el dolor más profundo. Mi Hijo es la vida del mundo. Cuanto más lo descubras, más te acercarás a Él, más lo amarás, porque mi Hijo es Amor, y el amor lo cambia todo. Hace muy hermoso incluso lo que, sin amor, te parece insignificante. Por eso te vuelvo a decir que tienes que amar mucho si quieres crecer espiritualmente. Sé muy bien, apóstoles de mi amor, que no siempre es fácil. Pero, hijos míos, incluso los caminos dolorosos son caminos que conducen al crecimiento espiritual, a la fe y a mi Hijo. Hijos míos, oren, ¡piensen en mi Hijo! En cada momento del día, levante su alma hacia Él y recogeré sus oraciones como las flores del más hermoso de los jardines y se las ofreceré. Sed verdaderos apóstoles de mi amor. ¡Difunden el amor de mi Hijo sobre todos, sean los jardines de las flores más hermosas! Con tus oraciones, ayuda a tus pastores a ser padres espirituales llenos de amor hacia todos los hombres. Os agradezco."

 

Mensaje del 2 de octubre de 2018

 

“Queridos hijos, los invito a ser valientes, a no flaquear, porque hasta el bien más pequeño, el más leve signo de amor, vence al mal que cada vez es más visible. Hijos míos, escúchenme para que prevalezca el bien, para que puedan conocer el amor de mi Hijo. Ésta es la mayor felicidad: los brazos de mi Hijo que te abraza, el que ama el alma, el que se entregó por ti y que siempre se entrega de nuevo en la Eucaristía, el que tiene palabras de vida. eterno. Conocer su amor, seguir sus pasos, significa tener una rica vida espiritual. Esta riqueza da buenos sentimientos y ve amor y bondad en todas partes. Apóstoles de mi amor, hijos míos, sois como los rayos del sol que, con el calor del amor de mi Hijo, calientan a todos los que los rodean. Hijos míos, el mundo necesita apóstoles del amor, necesita mucha oración, pero una oración dicha con el corazón y con el alma, y ​​no solo con los labios.

Hijos míos, buscad la santidad, pero con humildad. La humildad que permite a mi Hijo hacer, a través de ti, lo que quiere. Hijos míos, sus oraciones, sus palabras, sus pensamientos y sus acciones, esto es todo lo que les abre o cierra las puertas del Reino de los Cielos. Mi Hijo les mostró el camino y les dio esperanza, y Yo los consuelo y los animo. Porque, hijos míos, he conocido el sufrimiento, pero tuve fe y esperanza. Ahora tengo la recompensa de la vida en el Reino de mi Hijo.

Por eso, escúchame, anímate, ¡no falles! Os agradezco ! "

 

Mensaje del 2 de noviembre de 2018

 

“Queridos hijos, me duele el corazón maternal cuando miro a mis hijos que no aman la verdad y la esconden, mientras miro a mis hijos que no oran con fervor y en acción. Me entristece cuando le digo a mi Hijo que muchos de mis hijos ya no tienen fe y que no lo conocen a Él, Él es mi Hijo. Por eso los llamo, apóstoles de mi amor, esfuércense por mirar profundamente en el corazón del hombre y allí seguramente encontrarán un pequeño tesoro escondido. Mirar de esta manera es una misericordia del Padre Celestial. Buscar el bien donde hay el mayor mal, tratar de entendernos en lugar de juzgarnos, esto es lo que mi Hijo espera de ustedes. Y yo, como madre, te llamo para que lo escuches. Hijos míos, el espíritu es más poderoso que el cuerpo y, llevado por el amor y las obras, supera todos los obstáculos. Recuérdalo: mi Hijo te amaba y te ama. Su amor está contigo y dentro de ti si eres una cosa con Él. Él es la luz del mundo y nada ni nadie puede detenerlo en la gloria final. Por tanto, apóstoles de mi amor, no temáis dar testimonio de la verdad. Testifica con entusiasmo, con hechos, con amor, con tus sacrificios y sobre todo con humildad. Testifique de la verdad a todos los que no han conocido a mi Hijo. Estaré contigo, te animaré. Testifique del amor que nunca pasa porque proviene del Padre Celestial que es eterno y que ofrece la eternidad a sus hijos. El Espíritu de mi Hijo estará contigo. Hijos míos, los llamo una vez más a orar por sus pastores; reza para que el amor de mi Hijo pueda guiarlos. Os agradezco. "

Mensaje del 2 de diciembre de 2018

 

“Queridos hijos, cuando vengan a mí como madre, con un corazón puro y abierto, sepan que los escucho y los animo, los consuelo y, sobre todo, intercedo por ustedes con mi Hijo. Sé que quieres tener una fe firme y demostrarlo correctamente. Lo que mi Hijo espera de ti es una fe sincera, fuerte y profunda, así que es buena, como sea que la demuestres. La fe es un misterio maravilloso que se guarda en el corazón. Es entre el Padre Celestial y sus hijos. Puede ser reconocida por sus frutos y el amor que siente por todas las criaturas de Dios. Apóstoles de mi amor, hijos míos, ¡tengan confianza en mi Hijo! ¡Ayuda a todos mis hijos a conocer su amor! Tú eres mi esperanza, tú que te esfuerzas por amar a mi Hijo con sinceridad. En el nombre del amor y por vuestra salvación, por la voluntad del Padre Celestial y de mi Hijo, estoy aquí entre vosotros. Apóstoles de mi amor, que vuestros corazones sean iluminados por el amor y la luz de mi Hijo mediante la oración y el sacrificio. Que esta luz y este amor iluminen a todos los que encuentres y los traigan de regreso a mi Hijo. Estoy con vosotros. Soy tan especial con tus pastores. Por mi amor maternal, los ilumino y animo para que, con sus manos bendecidas por mi Hijo, bendigan al mundo entero. Os agradezco. "