Las intenciones de oración del Santo Padre

Las intenciones de oración del Santo Padre

Intenciones del Santo Padre Año 2020

ENERO

Fomentar la paz mundial: Ore para que los seguidores de Jesús, los creyentes y las personas de buena voluntad promuevan juntos la paz y la justicia mundial.

 

FEBRERO

Escuchemos el grito de los migrantes: Oremos para que se escuche y se tenga en cuenta el grito de tantos migrantes víctimas de trata criminal: son nuestros hermanos y hermanas en la humanidad.

 

MARZO

Católicos en China: Que la Iglesia en China persevere en la fidelidad al Evangelio y crezca en unidad.

 

ABRIL

Liberación de las adicciones: Ore por todos los que están bajo la influencia de las adicciones para que sean apoyados en su camino hacia la liberación.

 

MAYO

Por los diáconos: Oremos por los diáconos, fieles a su carisma en el servicio de la Palabra y de los pobres, sea un signo estimulante para toda la Iglesia.

 

JUNIO

El camino del corazón: Para que quien sufre encuentre caminos de vida dejándose tocar por el Corazón de Jesús.

 

JULIO

Nuestras familias: Oren para que las familias de hoy sean acompañadas con amor, respeto y consejos.

 

AGOSTO

El mundo del mar: Oremos por las personas que trabajan y viven del mundo del mar, entre ellos los marineros, pescadores y sus familias.

 

SEPTIEMBRE

Respeto por los recursos del planeta: Ore para que los recursos del planeta no sean saqueados, sino que se compartan de manera justa y respetuosa.

 

OCTUBRE

La misión de los laicos en la Iglesia: Oremos para que, en virtud del bautismo, los fieles laicos, en particular las mujeres, participen más en las instancias de responsabilidad de la Iglesia.

 

NOVIEMBRE

Inteligencia artificial: Ore para que los avances en robótica e inteligencia artificial estén siempre al servicio de los seres humanos.

 

DICIEMBRE

Por una vida de oración: Ore para que nuestra relación personal con Jesucristo no sea

Por una vida de oración: Ore para que nuestra relación personal con Jesucristo sea alimentada por la Palabra de Dios y por una vida de oración.

 

Vaticano, 15 de enero de 2019