Las apariciones en Tuy

13 de junio de 1929.

Las apariciones en Tuy, 13 de junio de 1929.

La aparición del 13 de junio de 1929 en Tuy

 

La situación de la Hermana Lucía.

 

La Hermana Lucía se encuentra ahora en Tuy (España). De hecho, las hermanas portuguesas Dorothée tuvieron su noviciado en Tuy. Lucie, de 18 años, ingresó el 25 de octubre de 1925. Inmediatamente se dirigió a Pontevedra (España) para realizar su postulantado. Allí permaneció desde el 25 de octubre de 1925 hasta el 20 de julio de 1926 cuando se encontró nuevamente en Tuy para terminar su postulantado. Tomó el velo el 2 de octubre de 1926 y luego comenzó su noviciado. Después de sus dos años de noviciado, profesa el 3 de octubre de 1928. Seis años después, fue enviada nuevamente a Pontevedra donde permaneció hasta mayo de 1937 para regresar nuevamente a Tuy. Permaneció allí hasta mayo de 1946 y luego recibió la orden de regresar a Portugal. Su deseo de retiro y soledad la empujará a pedir al Papa Pío XII su cambio al Carmelo. El 25 de marzo de 1948 ingresa en el Carmelo de Santa Teresa, en Coimbra, Portugal. Fue allí donde murió el 13 de febrero de 2005, a los 97 años. Actualmente se encuentra en proceso de beatificación.

 

Hora Santa de jueves a viernes.

 

Sor Lucía, entonces en Tuy (España) en 1929 pidió permiso a sus superiores para hacer el tiempo santo desde las 11 de la noche hasta la medianoche, en la noche del jueves al viernes.

Además de esto, necesita saber más al respecto.

La visión de la hermana Lucía.

 

Estando en oración, de repente, Sor Lucía vio una luz sobrenatural que iluminaba la capilla. Luego, en el altar, vio una gran cruz de luz que se elevaba hasta el techo. En la parte superior de esta cruz vio el busto de Dios Padre que, en su pecho, llevaba una paloma luminosa. En la cruz vio a Cristo y junto a Él colgaban un cáliz y una gran hostia. Unas gotas de sangre fluyeron sobre la hostia y el cáliz. Provienen de Sus mejillas y Su herida en el pecho. Nuestra Señora estaba del lado derecho de la cruz con su Inmaculado Corazón en su mano izquierda, como Lucía la había visto en Fátima. Este Corazón tenía una corona de espinas y llamas. En el lado derecho de la cruz, Lucy podía leer:

 

   “Gracia y misericordia. "

 

Solicitud de Rusia de consagración al Inmaculado Corazón de María.

 

Nuestra Señora le dijo a Sor Lucía:

 

"Ha llegado el momento en que Dios pide al Santo Padre que haga, en unión con todos los obispos del mundo, la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón, prometiendo salvarla por este medio".

 

“Hay tantas almas a quienes la justicia de Dios condena por los pecados cometidos contra mí, que vengo a buscar reparación. Sacrifícate por esta intención y reza. "

 

La situación de la Iglesia en 1929.

 

Entonces hubo una gran persecución contra la Iglesia. Los comunistas cerraron iglesias y condenaron la práctica de la religión. Además, los "errores" de los comunistas amenazaban la paz en todo el mundo. Esta es la razón por la que el Cielo pidió reparación y la consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María.

 

La hermana Lucía fue muy insistente y le escribió a su confesor para decirle esto:

 

"El Buen Dios promete poner fin a la persecución en Rusia, si el Santo Padre se digna hacerlo, y ordena a los obispos del mundo católico que también realicen un acto solemne y público de reparación y de consagración de Rusia a los Santos Corazones de Jesús y María, y si Su Santidad el Papa promete, hasta el final de esta persecución, aprobar y recomendar la práctica de la devoción restaurativa los primeros cinco sábados del mes ".

 

La historia de la hermana Lucía.

 

Lucía sufrió mucho al ver que ningún Papa tomó la decisión de la consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María.

 

Le escribió a Tuy el 2 de diciembre de 1940, la historia de la aparición del 13 de junio de 1929.

 

Esta comunicación tuvo lugar. Obtuve de mis superiores y de mi confesor para hacer la hora santa desde las once hasta la medianoche, entre todos los jueves y todos los viernes ".

 

“Una noche, solo había la luz de la única lámpara del santuario [...] De repente una luz sobrenatural iluminó toda la capilla y sobre el altar apareció una cruz de luz que llegaba hasta el techo. En una luz aún más brillante, vimos en la parte superior de la cruz un rostro humano con el cuerpo hasta la cintura (el Padre), en el pecho una paloma (el Espíritu Santo) y, clavada en el cruz, el cuerpo de otro hombre (el Hijo) ".

 

“Un poco más abajo del cinturón se veía suspendido en el aire un cáliz y una gran hostia sobre la que caían unas gotas de sangre que rodaban por las mejillas del Crucificado y también de una herida del pecho. "

 

“En el brazo derecho de la cruz, estaba Nuestra Señora [...] (Era Nuestra Señora de Fátima con su Inmaculado Corazón en su mano izquierda, sin espada ni rosas, pero con una corona de espinas y llamas.) Bajo el brazo izquierdo de la cruz, unas letras aparentemente hechas de agua cristalina, fluyendo sobre el altar, formaban estas palabras: GRACIA Y MISERICORDIA. "

“Comprendí que se me había mostrado el misterio de la Santísima Trinidad, y recibí luces sobre este misterio que no puedo revelar. Entonces Nuestra Señora me dijo: "Ha llegado el momento en que Dios pide al Santo Padre que haga, en unión con todos los obispos del mundo, la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón, prometiendo salvarla por este medio".

 

“Después de algún tiempo, le informé al confesor de la petición de Nuestra Señora. Su Reverencia empleó algunos medios para hacerlo realidad, actuando de tal manera que pudiera llegar al conocimiento de Su Santidad Pío XI. "

 

“En diversas comunicaciones íntimas, Nuestro Señor no ha dejado de insistir en esta petición, prometiendo recientemente que si Su Santidad se dignaba consagrar el Mundo al Inmaculado Corazón de María, con especial mención a Rusia y orden que, en unión con Su Santidad y al mismo tiempo también hacer que todos los Obispos del mundo acorten los días de tribulación por los cuales Él determinó castigar a las naciones con la guerra, el hambre y diversas persecuciones contra la santa Iglesia y Su Santidad. [...] "

 

“Con el mayor respeto y reverencia, imploro la bendición apostólica. » (Hermana Lucía, 2 de diciembre de 1940).